Los deportes de nieve y el impacto en las articulaciones

El esquí es una práctica que se ha popularizado estos años pero también ha aumentado las lesiones durante su práctica

El esquí y el snowboard son prácticas deportivas que se han popularizado en los últimos años, por lo que también han aumentado las lesiones durante su práctica.

Con la entrada del invierno, llega la nieve a las estaciones de esquí y son muchos los que aprovechan el momento de practicar esquí, snow, patinaje sobre hielo y otros deportes habituales de esta temporada. Pero hay que tener cuidado, ya que son divertidos, pero a su vez pueden ser peligrosos y causar daños. El mejor consejo es no escatimar en seguridad y prevención, tanto si se es deportista profesional como ocasional.

 

Las lesiones durante la práctica del esquí

Frío, nieve en las montañas y buena visibilidad. Se cumplen todas las condiciones para disfrutar de uno de los deportes estrella del invierno: el esquí. Sin embargo, hay factores que pueden acabar con la diversión, como son las temidas lesiones.

Al esquiar se suman circunstancias que pueden complicar la actividad y provocar que una persona no pueda seguir esquiando. Entre ellas destacan las condiciones climáticas adversas y el mismo frío, que disminuye la capacidad física de algunas personas y puede causar que la capacidad de reacción a imprevistos y la resistencia al cansancio de vean disminuidos.

Ante estos factores, es importante insistir en la importancia de prepararse previamente y en tener un descanso adecuado antes de empezar con la actividad física. Así como destacar la importancia de llevar una vestimenta apropiada para el frío. En general, cuanto mejor sea el estado de la forma física, mejor capacidad para el ejercicio tendrá una persona y menos probabilidades de lesionarse por cansancio. Lo ideal es tener una buena preparación física, que para conseguirla es recomendable correr, hacer bicicleta, nadar y hacer ejercicios para mejorar la resistencia.

 

Las lesiones más frecuentes

Las caídas y los choques son la principal causa de las lesiones, aunque hay también una serie de aspectos técnicos y personales importantes que influyen en la incidencia de accidentes. Éstos son la preparación técnica, el mantenimiento y la adecuación del material al esquiador, además de la prudencia.

Entre el tipo de lesiones que pueden aparecer, existen estas cuatro:

  • Extremidades inferiores: principalmente lesiones de los ligamentos de la rodilla, fracturas de la pierna y lesiones del tobillo.
  • Extremidades superiores: aquí destacan las lesiones ligamentosas del pulgar y las fracturas y luxaciones del hombro.
  • Columna: No son lesiones frecuentes, pero en caídas que se producen cuando el esquiador está bajando a mucha velocidad todo puede pasar y pueden ir de poco a grandes lesiones con daño en la médula y parálisis.
  • Cráneo y cara: en este último caso, las lesiones se producen por choques entre personas, de la cabeza contra el suelo o contra elementos como cañones de nieve o barreras protectoras. En este tipo de lesiones el resultado puede variar de lesiones sin mucha importancia como chichones o alguna brecha, a traumas craneales graves con lesión cerebral e incluso la muerte.

 

¿Cómo podemos prevenir las lesiones?

Es importante hacer los ejercicios de estiramiento pertinentes antes de empezar la primera bajada,llevar una equipación adecuada y no bajar la guardia en las últimas bajadas.

El material que utilizamos es también uno de los factores más importantes a la hora de prevenir lesiones: tener unas fijaciones bien reguladas evitan fracturas de tibia y roturas de ligamentos en la rodilla. Un buen material evita lesiones como erosiones y heridas. Los guantes de calidad evitan problemas de frío y de circulación en las manos. Con el casco evitamos gran cantidad de heridas tanto de la cabeza como en la cara.

También debemos mencionar que las condiciones de la nieve pueden afectar ante el riesgo de sufrir accidentes.

Como último, algunos consejos también interesantes:

  • Esquiar asegurado.
  • Respetar a los demás esquiadores.
  • Renovar el material de esquí.
  • Aprender la técnica con personal cualificado.
  • Regular las fijaciones y botas.
  • Acostumbrarnos a usar el casco.

 

Los complementos alimenticios a base de probióticos nos pueden ayudar a mejorar nuestras defensas

 

Cúrcuma para la prevención de las lesiones

 

Uno de los efectos negativos que la práctica del deporte puede llevar con ello es la inflamación muscular y el dolor tanto en los músculos como en las articulaciones. La raíz de cúrcuma es un complemento alimenticio muy útil para prevenir las lesiones y recuperar la musculatura de la inflamación.

Como preventivo, la cúrcuma reduce la producción de glucosa en el hígado y aumenta la conversión de glucosa a glucógeno en los músculos, de esta forma se acumula la energía muscular para el ejercicio.​​​​​​​

Cuando se ha producido una inflamación a nivel del músculo o la articulación, la cúrcuma tiene la capacidad de reducir la inflamación, además su capacidad antioxidante contribuye al efecto anti inflamatorio.


Leave a comment